Lo que debes saber antes de comprar una carriola

Comparte esto en

Después de tener a tu hijo, te darás cuenta que un artículo imperdible es la carriola, ya que necesitas un instrumento portable para recostar a tu bebé y no cargarlo todo el tiempo, especialmente mientras va creciendo. Un buen cochecito te será útil desde que nazca hasta que camine distancias largas, aproximadamente a los tres años.

Al pensar tu compra, considera cómo es la zona donde vives y el uso que le darás: si es una colonia con banquetas muy rectas, si hay empedrado o subidas y bajadas, y qué tipo de paseos quieres dar, si quieres usarla para salir a correr, etc. Esto te hará considerar la resistencia, facilidad para doblar y cargar, y demás maniobras.

Conoce distintas categorías de carriolas para elegir.

Ligeras o tipo sombrilla. Por lo regular pesan menos de 5 o 6 kilos, son fáciles de cargar y se doblan bien. ¿Sabías que por su manubrio curvo se les llama de tipo sombrilla? Suelen ser las más económicas, pero son sólo útiles para niños que ya caminan debido a que no son ajustables o acolchadas. Un bebé que no camina no puede viajar en una carriola tipo sombrilla ya que se podría resbalar y caer.

Convertibles. Se puede ajustar para que el bebé viaje acostado o sentado. Este cochecito es útil porque se adapta al crecimiento de tu hijo, desde los primeros paseos donde debe viajar acostado, hasta que ya puede sentarse.

Bugaboo Camaeleon3, carriola convertible, disponible en Babies & More.

Con asiento para el auto. Estas son carriolas que sirven de base a asientos debebé para el coche, así lo puedes transportar y no despertarlo para salir del auto, algo que a los papás les da mucho gusto. También existen los sistemas de transporte que incluyen todo lo que necesitas para pasear a pie y viajar en auto. 

Su tiempo de uso es amplio pues se adapta a las diferentes etapas de crecimiento.

Sistema de transporte LOVEmotion, marca Chicco, a la venta en Babies & More.

Para dos niños o más. Permite a los padres llevar a sus hijos en la misma carriola; hay modelos donde uno se sienta atrás de otro, que son más fáciles de manejar, y modelos con dos asientos juntos que permite la comunicación entre los dos niños. Ambos modelos son útiles, aunque por lo regular aquéllos que son uno enfrente de otro, se pliegan para compactarse más.

Carriola doble marca Chicco, disponible en Babies & More.

Para correr. Son útiles para hacer ejercicio y dar paseos en terrenos difíciles (también en ciudad). Las ruedas de estas carriolas de tres ruedas no parecen de coche de bebé, sino de bicicleta.

Son cómodas para el nene y se recomiendan para mamás y papás que las usarán en espacios amplios ya que suelen compactarse menos.

Carriola para correr/ Sistema de transporte, marca Graco, disponible en Babies & More.

¿Qué observar antes de hacer la compra?

Cinturones de seguridad: son indispensables para la seguridad de tu hijo, ya que cualquier niño que empieza a caminar no lo pensará para escaparse. La hebilla debe ser fácil para ti de quitar y poner, pero también debe ser segura para tu bebé. De acuerdo con la edad de tu pequeño, asegúrate de que el espacio donde van las piernas no sea demasiado amplio como para que se resbale entre uno de ellos.

Frenos: éstos deben ser fáciles de usar y su función es inmovilizar las ruedas cuando lo necesites.

Fácil manejo: esto es qué tan fácil es maniobrar la carriola; las ruedas que giran sobre su propio eje hacen más fácil desplazarse con el cochecito.

Altura necesaria: la mayoría de las carriolas llevan a los niños a una distancia apropiada del suelo, lejos de donde se acumulan los mayores contaminantes y suciedad. Una buena altura para una carriola es en la que el manubrio llega a la cintura de la madre; si eres muy alta, está bien si llega un poco más abajo (o busca una carriola con manubrio y altura ajustable).

Toldo: su función es proteger al bebé del sol, la lluvia y el viento.

Fácil de limpiar: en especial los textiles. En muchas carriolas de buena calidad las telas se pueden quitar y lavar. Recuerda que el bebé va a ensuciar muy fácil muchas superficies.

Recuerda que al elegir la carriola para tu bebé, debes basar tu decisión en la calidad y mejor uso, según tus necesidades y las de tu hijo; cuando se trata de seguridad, lo único que debes ahorrarte son malos momentos, sobre todo durante una edad en la que requieren de muchos cuidados y necesitas un artículo que usarás por lo menos tres años.

Sigue siempre las indicaciones de seguridad, ten precaución al cruzar la calle, no bajes la carriola hasta que esté libre el paso ni desatiendas cuando van paseando. Y, muy importante, disfruta los paseos con tu bebé y construyan muchos momentos juntos.


TE PUEDE INTERESAR...