Distintas posiciones para amamantar a tu bebé

Comparte esto en

Amamantar a tu bebé será uno de los actos de amor más importantes que harás por él, casi tan importante como haberle dado la vida. Con esto le estás dando la oportunidad de defenderse mejor en el futuro contra enfermedades, alergias, infecciones y otros problemas a su salud, desarrollando en él un fuerte sistema inmunológico.

Como lo fuiste descubriendo en el embarazo, dar vida a un nuevo ser implica que tu cuerpo se esfuerce, sufra cambios y tenga algunas molestias, y aunque nada se compara con la alegría de ver a un bebé sano, también sabemos que algunas actividades de la maternidad como la lactancia, pueden resultar cansadas sobre todo para las madres primerizas y con recién nacidos.

Primero queremos reconocer el esfuerzo que sabemos realizas con mucho amor; segundo, queremos ayudarte a vivir esta increíble etapa de la forma más fácil para ti y tu bebé con dos sencillas acciones:

  1. Con nuestros talleres sobre lactancia, impartidos en Babies&More por la experta Maru López Vallejo y donde obtendrás información práctica que te servirá no sólo para crear un vínculo para tu bebé, sino también para cuidar tu salud. ¡Consulta el calendario de cursos para saber más de nuestras actividades!
  2. Con estos consejos que puedes seguir desde casa.

Posiciones óptimas para amamantar

Posición: Cradle

Es la posición más habitual para amamantar, la postura del bebé es estirado de frente a la madre, mamando de un pecho y con los pies hacia el otro lado. La madre carga al bebé con el brazo del lado que el bebé tiene la cabeza. Utiliza la almohada para amamantar para no cansarte.

Posición: Cross-Cradle

Ésta es una variante de la postura cradle, es muy fácil de hacer y sirve sobre todo a las madres de bebés muy pequeños que están empezando a ser amamantados, ya que les permite observar fácilmente su pezón y la boca del bebé.

Para realizar esta postura sostendrás al bebé con el brazo del lado opuesto al pecho que le darás, coloca las pompis del bebé en la parte interna del codo, su espalda en tu antebrazo y la cabeza en tu mano. Con el brazo opuesto sujeta el pecho que le darás y te será más fácil colocarlo en su boca.

Posición: Rugby

En esta posición, el cuerpo del bebé queda a un costado del de la madre y los pies apuntan a su espalda. Con esta postura drenarás los conductos en la cara externa del pecho y así prevendrán o aliviarás obstrucciones que ocurren comúnmente en esta zona.

La posición rugby se puede hacer si estás sentada o semi-reclinada, para ello será necesaria la almohada para amamantar.

Posición: Biological Nurturing

En esta postura la madre está reclinada sobre su espalda y el cuello y cabeza tienen especial soporte. Los bebés son colocados sobre el cuerpo de la madre de forma que su cabeza quede cerca del pecho.

Cosas que cuidar con esta posición:

  • Esta postura no significa estar acostada, sino recargada sobre la espalda con el suficiente soporte, sobre todo en cuello y cabeza. Escoge la inclinación que funcione mejor para ti, tal vez te acomodes mejor en una posición semi-reclinada.
  • El bebé no se coloca “plano” sobre el cuerpo de la madre o simplemente boca abajo, sino que se sostiene de forma que quede un poco inclinado.

Posición: Side-Lying

Ésta es una postura que facilita el descanso para la madre, en especial si aún tiene molestias por el parto o la cesárea. Puedes practicarlo para cambiar de posiciones durante el día o si no quieres sentarte a mitad de la noche. El bebé se coloca en paralelo a la madre, también recostado.

También es importante saber cómo colocar el pezón dentro de la boca del bebé, ya que aunque ellos tienen el instinto para sujetarse y succionar, pueden no colocarse de la forma correcta. Para ello debes empujar su mentón y labio inferior hacia abajo con el pecho y el pezón a la altura de la nariz, cuando el bebé tenga la boca abierta, el pezón se baja hasta que se introduzca en la boca del bebé. Los movimientos deben ser con cuidado pero firmes para asegurarte que el bebé está tomando todo el pecho como debe ser.

Recuerda que en Babies&More encuentras todo lo que necesitarás para esta importante etapa en tu vida y la de tu bebé, como: el sacaleche que es muy importante que tengas desde antes que nazca tu hijo, protectores de pezón, almohadas y muchos artículos más que seguro te harán la vida más fácil.

 


TE PUEDE INTERESAR...

Consejos para enseñar a tu hijo a usar la bacinica

Comparte esto en

De repente no sabes cómo, el tiempo pasó y tu bebé ya está en una edad en la que puedes pensar en despedirte de los pañales. Primero debes conocer si el momento en realidad es el correcto para iniciar el entrenamiento, esto según el comportamiento que veas en tu hijo, no basado en lo que hacen otro niños. Emplea técnicas para hacerlo más fácil como las que aquí te presentamos.

Cuando tu hijo o hija empieza a decir que “no” a las cosas que sabe que no desea, es una señal de que está mostrando un grado de independencia que antes no poseía, además del deseo de aprender y hacer cosas nuevas, por lo que puedes considerar iniciar el camino para dejar los pañales.

Ahora te damos recomendaciones útiles en el entrenamiento para ir al baño.

Inicia el entrenamiento cuando tu hijo pueda:

  • Caminar, sentarse, vestirse y desvestirse solo.
  • Expresarse con palabras y comunicar que quiere ir al baño o que ensució el pañal.
  • Comprender y responder a instrucciones.
  • Imitar lo que hacen otros.
  • Demostrar autonomía.
  • Permanecer seco al menos 2 horas en el día.

Recomendaciones para enseñarle a ir al baño.

  • Hazle saber que la bacinica es suya.
  • Colócala en un lugar conveniente donde el niño pase tiempo. Por irónico que parezca, el baño puede no ser el mejor lugar para iniciar, ya que el niño pasa más tiempo en otras habitaciones de la casa donde se siente más cómodo.
  • Explícale cuál es el propósito de la bacinica, puedes hacerlo con palabras y con objetos para hacerlo más atractivo.
  • Deja que se siente en ella con ropa puesta, como si fuera una sillita. Así sentirá que ese objeto le servirá cuando lo necesite y no lo verá como una obligación, el siguiente paso será hacer que se siente sin pantalón ni pañal, enséñale como se ponen y se quitan la ropa interior y los pantalones.
  • Cuando vayas al baño, lleva al niño contigo y que te vea cómo se usa el inodoro.
  • Si ya muestra señales de mantenerse seco, déjalo sin pañal durante el día y cuando estés en la casa. Durante la noche protégelo con el pañal ya que el control de esfínteres al dormir puede tomarle más tiempo.
  • Ponle nombre a las cosas, que sepa que “popó” o”pipí” es la forma para avisar que debe usar la bacinica.

Durante este proceso de aprendizaje, el niño se equivocará; el peor error sería avergonzarlo o hacerlo sentir mal, recuerda que la paciencia es muy importante cuando tu hijo aprende cosas nuevas.

Impúlsalo a hacer cosas y reconoce sus logros sin llegar a los extremos; presionarlo de más o alabarlo mientras aprende a ir al baño puede llevar a una batalla por tener el control de la situación. Si notas demasiada resistencia en el niño para usar la bacinica, puede que te hayas adelantado un poco, espera una o dos semanas e intenta de nuevo.


TE PUEDE INTERESAR...