Consejos para enseñar a tu hijo a usar la bacinica

Comparte esto en

De repente no sabes cómo, el tiempo pasó y tu bebé ya está en una edad en la que puedes pensar en despedirte de los pañales. Primero debes conocer si el momento en realidad es el correcto para iniciar el entrenamiento, esto según el comportamiento que veas en tu hijo, no basado en lo que hacen otro niños. Emplea técnicas para hacerlo más fácil como las que aquí te presentamos.

Cuando tu hijo o hija empieza a decir que “no” a las cosas que sabe que no desea, es una señal de que está mostrando un grado de independencia que antes no poseía, además del deseo de aprender y hacer cosas nuevas, por lo que puedes considerar iniciar el camino para dejar los pañales.

Ahora te damos recomendaciones útiles en el entrenamiento para ir al baño.

Inicia el entrenamiento cuando tu hijo pueda:

  • Caminar, sentarse, vestirse y desvestirse solo.
  • Expresarse con palabras y comunicar que quiere ir al baño o que ensució el pañal.
  • Comprender y responder a instrucciones.
  • Imitar lo que hacen otros.
  • Demostrar autonomía.
  • Permanecer seco al menos 2 horas en el día.

Recomendaciones para enseñarle a ir al baño.

  • Hazle saber que la bacinica es suya.
  • Colócala en un lugar conveniente donde el niño pase tiempo. Por irónico que parezca, el baño puede no ser el mejor lugar para iniciar, ya que el niño pasa más tiempo en otras habitaciones de la casa donde se siente más cómodo.
  • Explícale cuál es el propósito de la bacinica, puedes hacerlo con palabras y con objetos para hacerlo más atractivo.
  • Deja que se siente en ella con ropa puesta, como si fuera una sillita. Así sentirá que ese objeto le servirá cuando lo necesite y no lo verá como una obligación, el siguiente paso será hacer que se siente sin pantalón ni pañal, enséñale como se ponen y se quitan la ropa interior y los pantalones.
  • Cuando vayas al baño, lleva al niño contigo y que te vea cómo se usa el inodoro.
  • Si ya muestra señales de mantenerse seco, déjalo sin pañal durante el día y cuando estés en la casa. Durante la noche protégelo con el pañal ya que el control de esfínteres al dormir puede tomarle más tiempo.
  • Ponle nombre a las cosas, que sepa que “popó” o”pipí” es la forma para avisar que debe usar la bacinica.

Durante este proceso de aprendizaje, el niño se equivocará; el peor error sería avergonzarlo o hacerlo sentir mal, recuerda que la paciencia es muy importante cuando tu hijo aprende cosas nuevas.

Impúlsalo a hacer cosas y reconoce sus logros sin llegar a los extremos; presionarlo de más o alabarlo mientras aprende a ir al baño puede llevar a una batalla por tener el control de la situación. Si notas demasiada resistencia en el niño para usar la bacinica, puede que te hayas adelantado un poco, espera una o dos semanas e intenta de nuevo.


TE PUEDE INTERESAR...